Desierto Florido

turismochile_261175808

Este fenómeno, que se ha repetido en 1983, 1987, 1991, 1997, 2002, 2010 – 2012 y 2015, se produce por el agua caída en el Desierto de Atacama, haciendo que este árido paisaje se llene de colores y vida en un espectáculo único.

Se puede visitar andando 20 km. desde Copiapó y se presenta en todo su esplendor durante septiembre, ya que meses antes sólo se ve el color verde que corona el nacimiento de la vegetación. Posteriormente, viene la germinación de miles de semillas y bulbos que han sobrevivido por años a la sequedad del sector, esperando que una buena lluvia les permita renacer.

Pero el Desierto Florido es mucho más que flores, ya que junto al crecimiento de estas hermosas especies, también llegan insectos y aves que permanecen escondidos durante la sequía para alimentarse de los nutrientes que les provee el efímero jardín.  Así se genera un ecosistema digno de admirar, que lamentablemente no se puede predecir ya que depende del lugar donde llueva en el año y la cantidad.

Entre las especies que afloran conformando coloridas alfombras naturales, se cuentan la pata de huanaco, suspiro de campo, huilli, senecio o terciopelo, añañucas y lirios. Ellas no conviven juntas, sino que están delimitadas por zonas.

Entre la fauna cabe señalar la presencia de lagartos, la vaquita del desierto, aves, avispas y coleópteros.

ñ

chevron-right chevron-left
38303 veces
¿Te gustó el articulo? Compártelo
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone