Puerto Varas y Frutillar, a orillas del Llanquihue

turismochile_lago_llanquihue

Artículo invitado: texto por GoCarlos (@carlosruiz24)

Todos los viajes tienen, sin duda, momentos y experiencias únicas. Por eso se hace difícil catalogar un viaje como “el mejor de todos”, pero debo decir que recorrer las orillas del Lago Llanquihue tiene ese “qué se yo”, con paisajes que te invitan a seguir adelante, a mirar en diferentes direcciones con postales que sorprenden sin parar.

En esta ocasión recorrí Puerto Varas y Frutillar (sí, también fui a los Saltos del Petrohué, pero es parte de otro capítulo). Ambas ciudades con una marcada influencia alemana y cómo no, si son la cuna de la política de inmigración impulsada por el ministro Antonio Varas (en 1853 aprox.), cuya idea era atraer población a la zona, por lo que se invitó a familias alemanas que con el paso de los años influyeron en la gastronomía, arquitectura y costumbres. ¡Esta combinación de culturas le da un toque especial a la zona!

Ambas ciudades son muy tranquilas; aunque Frutillar más que Puerto Varas, ya que esta última es el centro turístico de la zona y convoca año tras año a turistas de todos lados de Chile y el mundo. Me detengo en mi recorrido en un atractivo especial: el museo de Pablo Fierro, que no puedo definir de otra forma más que “un viaje a la magia del pasado”. Visítenlo que es gratis (deben dejar aporte voluntario) y los hará soñar.

Frutillar, la capital de la música con su imponente (y bastante nuevo) Teatro del Lago nos invitan a descansar, a bañarnos en la orilla del lago o a practicar deportes acuáticos en las calmas y frías aguas del Llanquihue. ¿Un clásico? comerse un kuchen: receta típica alemana que volverá loco a cualquier amante de los dulces.

Los invito a ver este capítulo, a dejarse sorprender por cada lugar de este hermoso rincón de nuestro Chile… a orillas del Llanquihue.

433 veces
¿Te gustó el articulo? Compártelo
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone