5 delicias de la gastronomía chilena

turismochile_gastronomia-chilena

Comer rico y sin restricciones es una de las actividades que harán de tu viaje, una experiencia inolvidable. En cuanto a gastronomía, Chile es tan diverso como su territorio y cada región te presentará un sinnúmero de opciones, ¡pero aquí te recomendamos cinco delicias que no puedes perderte!

1. Empanadas
A veces, parece que este fuera el plato nacional de Chile porque se encuentra en todo lado y a precios muy cómodos. Esta variada y exquisita preparación –simple a primera vista–, puede sacarte de cualquier apuro y además dejarte más que satisfecho. La típica empanada chilena está rellena de carne, cebolla, huevo cocido, aceitunas y pasas dulces, pero también las hay de pollo, queso, vegetales y, si estás cerca de la costa, diversos mariscos. Además, la masa es esencial y uno de los secretos para su buen sabor es que, entre sus ingredientes, está la manteca de cerdo. Así que si eres vegetariano asegúrate de que tu empanada no tengo productos animales ni en la masa.

2. Porotos con riendas
En Chile se comen porotos de diferentes maneras, pero estos son famosos porque sus acompañantes componen un plato contundente y delicioso. Claro que el sabor también depende de la sazón de quien lo prepara, pero con ingredientes como cebolla, ajo, comino, orégano y zapallo, que sea exquisito está casi garantizado. Además, las “riendas” son lo que hacen que esta preparación pueda saciar el hambre de los más comelones; éstas pueden consistir en tiras de cuero de cerdo –sobre todo en el campo– o en tallarines para quienes lo quieren más saludable.

3. Curanto al hoyo
Esta receta sí que es tradicional y antigua, ya que se tiene registro de que ha sido preparada por las culturas mapuche desde hace milenos. La importancia de este plato, típico de Chiloé y sus alrededores, es la manera de cocinar diferentes tipos de proteína animal (res, pollo, mariscos, etc.), así como variedad de papas y porotos. Consiste en cavar un hueco de medio metro aprox. y en el fondo colocar piedras que previamente han sido calentadas hasta estar incandescentes. Encima se colocan los alimentos previamente lavados y picados en camas, que se separan unas de otras con hojas de pangue (planta nativa del sur de Chile y Argentina) o de repollo. Por último, se sella el hoyo con tierra y trozos de césped, sacos mojados o algún otro elemento que haga presión y genere vapor. Mientras están listos los alimentos, la familia o comunidad tiene tiempo para compartir y después disfrutar de un sabroso y gran banquete.

4. Cazuela chilena
La palabra “cazuela” tiene diferentes significados en todos los países hispanohablantes, así que si la escucha en Chile piense en una sopa casera, deliciosa y muy apropiada para los días de invierno. Lo típico es prepararla con carne de res, pero también puede ser de pollo o cerdo. Entre los demás ingredientes hay unos fijos –choclo, zapallo, zanahoria, porotos verdes y arroz– y otros que varían de casa en casa –vegetales y especias–. Este delicioso plato lo puedes encontrar en casi cualquier rincón de Chile y, por qué no, acompañarlo con una empanada para no quedarte con hambre.

5. Humitas
La tradición andina de Chile se ve reflejada en este plato, que también se encuentra en países como Perú, Bolivia, Ecuador y Colombia, con sus respectivas particularidades. En el caso chileno, las humitas son más consumidas en verano cuando el grano ha brotado, pero degustar esta delicia en invierno es un regalo para el corazón de cualquier patriota. Consisten, básicamente, en granos de choclo cocinados y molidos, mezclados con cebolla, leche, aceite, sal y otras hierbas o aderezos, lo que da como resultado una masa que se envuelve con las hojas del maíz y se pone a cocinar en agua hirviendo. Una vez listas, se consumen a media mañana o media tarde con café, té o un refrescante jugo de frutas.

260 veces
¿Te gustó el articulo? Compártelo
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone